Category Archives: a dedo

Pájaros y casas

techos_y_palomas
Había salido a dar una vuelta para meter algo en el cuaderno de bocetos y salió esto. Qué simpáticos los techos en el Plateau de Montreal.
Allá por Mayo del 2010.

pepa

Más de la realidad, como una obsesión por capturar todo lo que veo en el cuaderno.  Acá mientras nos quedábamos en el cuarto del compañero de piso de Pierre Luc en la Rue St. Denis, lleno de fotos y recuerdos de los lugares a los que había viajado.

Huelga de paraguas

pierre_luc_casa_b

El sillón de la casa de Pierre Luc hacía las veces de cama para cualquier viajero que andase por ahí, necesitando un techo donde refugiarse por unos días. Pero esa noche donde las palomas se resguardaban en el techo escapando de la lluvia, el azar complotaba para fabricar metáforas a las cuales todavía no les encuentro el significado.

pierre_luc_casa_2b


De Norteamérica toda

licuados_2

De Cache Creek a Chilliwack hay entre 600 a 800 km, no estoy seguro. Los camioneros no tienen permitido levantar gente en la ruta… a no ser que sean los dueños del camión y tengan ganas de llevarte, como en este caso.
En Cache Creek no hay nada, es casi un desierto y todos visten sombrero de cowboy. Este tipo paró cuando el Sol se estaba ocultando y me ahorró el pernocte debajo de un puente.
A pesar de mi inglés básico de aquellas épocas, el tipo se las arregló para contar chistes y explotar a carcajadas. Un grande.
Me dejó en una parada de camiones, ya de noche, en Chilliwack y me quedé en una cafetería Tim Horton’s 24hs que son como un virus fuera de control en Canadá. No tenía ni bolsa de dormir, ni carpa ni plata ni nada, estaba regalado al azar.
La cafetería resultó ser la parada preferida de los ratis de turno, que entraban cada dos por tres a comprar donas, tomar café y hablar con los empleados. “Viste que bueno que esta el nuevo Taser?”.
Tiré toda la noche con mi café de $1,20 mientras leía los diarios de la semana.
A las 5 de la mañana volví a la ruta y después de un rato paró un paramédico que iba para Burnaby. Ahi me bajé, me tomé el subte y que me dejó en la esquina de mi casa. Saludé al gato del vecino y abrí la puerta del sótano de la calle 14 y me fui a dormir. Todo eso por allá cuando vivía en BC.

Girando en falso

pepa_new_brunswick

Los días y las noches se diluían detrás de las ventanas sucias allá por Quebec o New Brunswick, no me acuerdo.

Martes, sábados, jueves envueltos en una nube de polvo confundidos por el Sol del mediodía o la Luna brillante que iluminaba la ruta que se extendía hacia el Este, en los últimos días del verano.
La camioneta avanzaba a un ritmo parejo y adormecedor, como un somnífero rodante e infalible. Sin embargo,  era el boleto asegurado para avanzar y no esperar nada.Destruyendo cualquier plan, haciendo esculturas  con billetes al costado del camino, saludando con el cartel de Nova Scotia en la mano, ahí estábamos antes.

Solo un par de donas azucaradas de regalo al final del día te podían sacar una sonrisa.Agua caliente gratis para nuestros saquitos de té en la cafetería donde sentarse no costaba nada.  Dando vueltas para nunca llegar, riendo mientras se pueda, esquivábamos la melancolía del ayer sentándonos a ver los camiones pasar detrás del vidrio u oler el café recién hecho de la mañana.